Seguridad Vial - Seguridad Activa

18 Dic 2012

¿Qué es el ABS?  


ABS son las siglas tras las cuales se encuentra el sistema antibloqueo de frenos, al anti-lock braking system o, en alemán Antiblockiersystem. Digo en alemán, porque la primera patente de un sistema que impidiese el bloqueo de los frenos parece ser propiedad del fabricante alemán Bosch, en 1936. Sin embargo el primero en usar frenos ABS (para aviación) fue Gabriel Voisin en 1929, así que lo tomamos como inventor. Además, hasta mediados de los 60 no se pudo poner en práctica este sistema para los coches.



El problema que trata de solucionar el ABS es impedir que los neumáticos se bloqueen durante una frenada fuerte y, por tanto, se pierda adherencia y estabilidad en frenada y a consecuencia de esto, la distancia de frenado se multiplique. Y con ella se multiplican también las probabilidades de tener un accidente.

Creo que el ABS es el sistema de seguridad que más ha contribuido en favor de la vida humana, junto con el cinturón de seguridad y el airbag. El ABS es un sistema que reacciona ante los indicios de bloqueo de neumáticos regulando la presión sobre el sistema de frenado sin que el conductor intervenga. Y como resultado de ello, los neumáticos no se bloquean y el conductor, en todo momento, mantiene el control sobre el volante.

Frenadas de emergencia y casos en los que el ABS no se utiliza


La situación es como sigue: la mejor frenada, la más eficaz, se da cuando, dada una velocidad, la fuerza ejercida sobre el sistema de frenado es máxima sin que ninguno de los elementos que contribuyen al frenado deje de funcionar correctamente. El factor limitante es el neumático. Aunque suene un poco “duro”, el bloqueo se produce cuando el coeficiente de rozamiento entre neumático y calzada adquiere un valor inferior al de máxima adherencia.

En ese momento, dejamos de tener control sobre la frenada y el volante. Es peligroso. Esa situación se da sobre todo en las frenadas de emergencia, momentos en los que nosotros no podemos tener el tacto suficiente como para regular la presión de frenado y volver a tener adherencia suficiente como para seguir frenando: el sistema lo hace por nosotros, actuando de forma independiente en cada rueda y comprobando si la velocidad de rotación de la rueda es la que debe ser de acuerdo a la velocidad actual.

Si la velocidad de rotación es menor de lo esperada, se está aplicando demasiada potencia de frenado y el sistema “intuye” bloque, por lo que reduce la presión de frenado para evitar la situación. Esto, amigos, salva vidas. Y muchas.

¿Cuándo no conviene llevar el ABS activado? En condiciones de nieve o terrenos sueltos, donde la adherencia es mínima (gravilla suelta, polvo, etc.). En esas condiciones es extremadamente fácil bloquear los neumáticos, por lo que el ABS trabajará a destajo alargando considerablemente la distancia de frenado. Sin ABS, los neumáticos se bloquearán, pero también “abrirán surco” en la nieve o la gravilla, contribuyendo a encontrar un “suelo” más adherente y facilitándonos la vida.

Otra situación en donde no es conveniente utilizar ABS es en el automovilismo de alto nivel. Por ejemplo, en la Fórmula 1. ¿La razón? El ABS, igual que el control del tracción, hace los coches más lentos (alarga la distancia de frenado), pero eso es otra historia, y debe ser contada en otro lugar.

Fuente: Circula Seguro



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed