Noticias - Siniestros

12 Abr 2016

Autopista peligrosa: en Panamericana hay casi siete choques por día  


En 2015 se registraron más de 2.300 siniestros y hubo 78 muertos. Se dan de día por la congestión y errores humanos y de noche por los excesos de velocidad.

De día, y sobre todo en las horas pico, manda la congestión. De noche, y más de madrugada, el exceso de velocidad. Y durante las 24 horas, los accidentes de tránsito. Días hábiles y los fines de semana. Con 2.305 choques en 2015, la Panamericana se convirtió en la autopista más peligrosa con un promedio de casi siete siniestros por día.

Mucho influye su caudal vehicular: con unos 500 mil autos por día es la autopista más transitada del país. Y también su extensión, ya que conecta a la Ciudad con los municipios de Vicente López, San Isidro, Tigre, Pilar, Escobar y Campana y, si se le suma la General Paz (concesionada por la misma empresa), suma 120 kilómetros.

De acuerdo a un informe de la gestión anterior de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en 2015, los accidentes en la Panamericana dejaron 1.264 heridos leves, 64 graves y 78 muertos. Y lo peor es que la cantidad de víctimas fatales se incrementó un 47% respecto a 2014.

Si bien los especialistas en tránsito y seguridad vial consultados por Clarín destacan el buen estado en cuanto a infraestructura (asfalto o iluminación, por ejemplo) de la Panamericana, difieren en las causas de los accidentes. Para Ernesto Arriaga, vocero de Vialidad Nacional, “el 86% se produce por errores humanos. En la Panamericana y el resto de los autopistas. Lo demuestran los peritajes”. Y resume las causas: “El no respeto a la velocidad máxima de cada sector y a las distancias entre vehículos, la distracción y el cansancio”.

Fabián Pons, del Observatorio Vial Latinoamericano (OVILAM), coincide en parte. “La Panamericana tiene una mezcla muy heterogénea de vehículos. Hay autos que no están en condiciones de circular que conviven con otros de altísima gama. Por eso, hay diferencias en las formas de frenado. Y hay muchísima gente que va circulando por la izquierda a muy baja velocidad, molestando a todo el resto y generando maniobras temerarias”, describe.

La presencia de camiones, sobre todo en las horas pico, también son un elemento de riesgo. “No hay infraestructura ferroviaria de transporte de carga. Por eso hay tanto tránsito pesado en rutas como la Panamericana. Y un camión tarda más tiempo en frenar. Hay muchísimos involucrados en los accidentes”, analiza Axel Dell’Olio, licenciado en prevención vial y transporte.

Otros especialistas aseguran que la gravedad de los accidentes en Panamericana hay que atribuirlos a las faltas de conducta e imprudencia de los conductores en este en este tipo de autopistas, donde las velocidades máximas varías según el carril. Y que por eso es necesario aplicar un control de velocidad por carril para obligar al cuidado en los cambios de vías.

Todos coinciden en que la Panamericana son pocos los controles. No hay cámaras de fotomultas instaladas (la Agencia Nacional de Seguridad Vial tiene puestos móviles) y tampoco se ven puestos de alcoholemia. Aseguran además que es necesario acciones conjuntas de todas las jurisdicciones involucradas y que la situación actual con un mismo signo político en la Provincia y a nivel Nacional deber ser aprovechado para implementar políticas más activas de seguridad vial en rutas federales, como por ejemplo la Panamericana.

De la estadística también se desprende un altísimo grado de siniestralidad durante la madrugada y los fines de semana, donde se eleva el número de heridos graves y de muertos. “Los domingos a la mañana, entre las 6.30 y las 10, tenemos los accidentes más graves”, explica el doctor Silvio Aguilera, Director Médico de Vittal, la empresa de emergencias que brinda auxilio en la autopista. “En esa franja horaria, los jóvenes que vienen de los boliches encuentran poco tráfico y pisan el acelerador, Lo mismo pasa en la semana después de las 22”, relata. Y resume que en el otro extremo, durante el día los accidentes se producen por impericias de los conductores. “Hay distracciones por mandar mensajes de texto, camioneros cansados que manejan muchos kilómetros y cometen errores y hasta choferes que se quedan dormidos”, detalla.

También suelen registrarse en la Panamericana choques en cadena (ahora llamados “por alcance”) y otros que arrojan numerosas víctimas, en los que la atención del trauma adquiere dramatismo. “Uno de los casos más graves que tuvimos –relata Aguilera- fue un choque en la cabina de peaje de la 202 entre un micro con chicos y un auto. El colectivo bajó la velocidad y el conductor del auto, que se había quedado dormido, se lo llevó puesto. Hubo afectados de todas las edades. Primero llegó la moto de la base más cercana (Vittal tiene puestos fijos en los cruces de San Lorenzo, Márquez, ruta 197, ruta 25, en el km. 50 del ramal Pilar y sobre el final del ramal Tigre) para hacer el triage y dar la primera asistencia a los heridos hasta que arribara el resto de los móviles (ambulancias para adultos y pediátricas), los bomberos y ambulancias zonales. Parecía un campo de batalla”

Escenas que lamentablemente se repiten casi a diario en la Panamericana. La autopistas más extensa. la que más caudal de vehículos tiene y en la que más accidentes se producen.

Fuente: Clarín



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed