Noticias - Seguridad Vial

2 Oct 2015

Cada 90 minutos se detecta a un conductor borracho  


Un problema que crece en la Ciudad.En los primeros nueve meses de este año hubo un 50% más de controles positivos de alcoholemia que en el mismo lapso del año pasado. Palermo y Belgrano al tope del ránking.

Disminución y retardo de los reflejos, sentimiento de omnipotencia, alteraciones en la percepción. Las consecuencias del alcohol vuelven a cualquier conductor en una potencial arma mortal en las calles. Pero la gente no toma conciencia: cada 90 minutos, los controles detectan a un conductor borracho en la Ciudad. Así lo revela la Fiscalía de la Ciudad, que investiga las causas por la contravención de conducir con mayor cantidad de alcohol en sangre que la permitida o bajo efectos de estupefacientes. En lo que va del año los casos aumentaron un 50% con respecto a igual período del año pasado. Además, se ven menos controles.

Leé también: A menos controles, más positivos

Entre enero y septiembre, inclusive, hubo 2.592 casos de alcoholemia positiva, contra 1.767 del mismo lapso de 2014. Los barrios donde más casos se registran son Palermo y Belgrano. Sobre todo en las avenidas Juan B. Justo, Dorrego, Libertador y Lugones. Son barrios con restaurantes y boliches.

Leé también: El peligro de las madrugadas en los fines de semana

En la Ciudad, la ley establece que los conductores particulares no pueden conducir con más de 0,50 gramos de alcohol por litro de sangre. El límite máximo permitido para los motociclistas es de 0,20 gramos. Y para los conductores profesionales y los principiantes, la tolerancia es cero. Quienes no cumplen estos límites infringen el artículo 111 del Código Contravencional, que prevé penas de $ 200 a $ 2.000 de multa o de 1 a 10 días de arresto de cumplimiento efectivo en la cárcel de contraventores.

Leé también: Los criterios que utiliza la Ciudad

En la Fiscalía de la Ciudad explican que, como criterio general, cuando se detectan conductores con alcoholemia positiva automáticamente el fiscal a cargo ordena el secuestro del vehículo y de la licencia de conducir del infractor. Y cuentan que, generalmente, la reincidencia es nula.

Algunos casos se resuelven a través de una suspensión de juicio a prueba o probation. Esta herramienta se utiliza cuando el contraventor no tiene antecedentes penales. En vez de someterlo a una condena, se le fijan algunas reglas de conducta, que suelen consistir en realizar donaciones a instituciones de bien público o trabajo comunitario.

En lo que va del año, 200 casos de conductores ebrios se resolvieron con probation. Uno fue el de un hombre de 65 años que conducía un Toyota Corolla por la avenida Juan Bautista Alberdi. En un control le encontraron 1,46 gramos de alcohol en sangre. Finalmente, el conductor acordó con el fiscal entregar su licencia, no manejar por 30 días, donar $ 3.000 a una institución y hacer un curso en la Dirección General de Seguridad Vial de la Ciudad. Mientras, una joven de 26 años que conducía un Renault Clio por Santa Fe y Juan B. Justo con 1,01 gramos de alcohol en sangre, tuvo que hacer 80 horas de trabajo comunitario. También tuvo que entregar su registro y le prohibieron manejar por 40 días.

Pero la probation no se aplica en los casos más graves. “Cuando se trata de conductores profesionales o de conductores particulares que pusieron en riesgo la vida de terceros, el caso es directamente elevado a juicio y no hay posibilidad de resolverlo mediante una probation”, explica el Fiscal General de la Ciudad, Martín Ocampo.

Entre los casos más recientes que irán a juicio está el de Chano Moreno Charpentier, quien en un confuso episodio chocó a varios vehículos en el barrio de Núñez. Si se confirma que lo hizo bajo los efectos del alcohol, el cantante de Tan Biónica podría recibir una pena de hasta diez días de prisión efectiva.

Leé también: Chano de Tan Biónica se negó a declarar

Esto ya ocurrió con otros dos conductores, que fueron los que en julio estrenaron la cárcel de contraventores de la Ciudad, en el barrio de Pompeya. Uno de ellos era un taxista de 24 años que chocó a otro vehículo en Flores y tenía 2,3 gramos de alcohol en sangre. En un juicio abreviado, acordó con el fiscal una pena de dos días de cárcel. El otro se trató de un conductor particular de 21 años que fue detenido en el peaje de Parque Avellaneda de la Autopista Perito Moreno porque tenía un fuerte olor etílico. Le detectaron 1,7 gramos. Tras un juicio abreviado, tuvo que cumplir un día de detención.

Fuente: Clarín



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed