Vehiculos - Autos

29 Sep 2015

El escándalo en VW ahora incluye a vehículos Seat y utilitarios  


El gigante alemán contra las cuerdas.Por lo menos 800 mil autos de la marca española están afectados, además de 1,8 millones de camiones y camionetas de Volkswagen.

Mientras el gigante VW busca una nueva estrategia para salir del pantano en el que cayó cuando admitió haber instalado en sus autos medidores truchos de emisiones contamiantes, trascendió que otros 700.000 vehículos del fabricante español Seat también fueron equipados con esos sistemas, además de camiones y camionetas de Volkwagen. Concretamente, hay 1,8 millones de utilitarios afectados.

Volkswagen, matriz de doce marcas, reconoció la semana pasada haber equipado unos 11 millones de vehículos en todo el mundo con un software capaz de falsear los resultados en un test de contaminación de los motores diésel.

La trampa afecta igualmente a cinco millones de coches de marca Volkswagen, 2,1 millones de berlinas de alta gama de Audi, 1,2 millones de la checa Skoda y 1,8 de vehículos utilitarios de Volkswagen.

El escándalo del primer vendedor de coches del mundo provocó la renuncia de su presidente, Martin Winterkorn, y derrumbó las acciones de VW en la Bolsa de Fráncfort.

En los últimos diez días, la descapitalización totalizó 29.000 millones de euros (33.000 millones de dólares).

La empresa enfrenta además la perspectiva de multas de hasta 18.000 millones de dólares en Estados Unidos y de incalculables costos ligados a las demandas judiciales y a los gastos de desinstalación del dispositivo fraudulento, sin mencionar una eventual reducción de ventas debido a una erosión de imagen.

VW está confrontada a la mayor prueba de su historia, admitió su nuevo presidente, Matthias Mller, en su primer mensaje a los directivos del grupo.

Mller trató de infundir aliento a su equipo, con vistas a recuperar la confianza de la opinión en una empresa que emplea a casi 600.000 personas en todo el mundo y ostenta un volumen de negocios de 200.000 millones de euros.

Fuente: Clarín



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed