Seguridad Vial - Conducción nocturna

6 Nov 2011

Ver y ser vistos  


Consejos para la conducción nocturna.

El presente artículo proporciona información y algunos consejos útiles para una conducción nocturna segura. Conducción nocturna, en el marco de este documento, es la que se realiza entre el inicio del anochecer y el fin del amanecer.

El accidente de tránsito es la consecuencia final de un proceso en el que concurrieron actos (hechos) inseguros del conductor y, probablemente, condiciones inseguras del vehículo y/o entorno. Muchas personas consideran que “la causa” del accidente fue lo que ocurrió inmediatamente antes de sufrirlo. Sin embargo, cuando se procede a un análisis de los actos y condiciones que antecedieron al accidente, se suele descubrir que el proceso se inició horas o días antes de sufrirlo. Viajar en coche no es una aventura, pero requiere planificación, y planificar exige considerar aspectos como; nuestro estado de salud, el estado del coche, la predicción del tiempo, la densidad de tráfico esperada, la hora en la nos iremos a dormir antes de iniciar el viaje, la hora de levantarnos, la calidad y cantidad de sueño, la hora de salida, las paradas de descanso, la hora de llegada, las medicinas que estemos tomando, si viajamos solos o acompañados, etc. Si no planificamos, el viaje podría ser una experiencia agradable, desagradable, o lamentablemente trágica. 

Todo conductor debe saber que conducir es una actividad mental compleja, realizada en un entorno cambiante, con constante toma de decisiones, y que se verá afectada si alteramos nuestra capacidad de percibir, procesar, decidir y, finalmente, realizar la maniobra. La noche altera nuestras capacidades, normalmente las disminuye, por lo que la conducción nocturna es una actividad de mayor riesgo que la diurna. 

Un viejo adagio militar dice; “es mejor ver al enemigo que encontrarlo en la oscuridad”. La experiencia en la conducción nocturna es similar, “es mejor ver los obstáculos que encontrarlos de forma inesperada”. Un conductor puede recibir a través de la vista el 90% de la información del tráfico, y la calidad de lo percibido podría estar condicionada a su capacidad de percepción visual de un objeto. Esta percepción es el resultado de tres procesos simples:


  • Sensación luminosa, o la facultad de ver la luz, valorando sus variaciones de intensidad.
  • Sensación de las formas, o la capacidad de distinguir dos o más estímulos luminosos separados (es decir la agudeza visual).
  • Sensación cromática, o la capacidad de reconocer dos o más estímulos luminosos en términos de longitud de onda, es decir de reconocer el distinto colorido.


Estos tres procesos quedan alterados al reducirse la capacidad visual nocturna en 1/20 con respecto a la capacidad con luz de día. Esta menor capacidad visual somete a la vista y al cerebro a unos esfuerzos mayores para poder actuar con rapidez y eficacia. Lo anterior queda aún más agravado con condiciones climatológicas adversas. En caso de lluvia, el pavimento mojado absorbe una buena parte de las radiaciones lumínicas de los faros, este hecho es aún mayor si el riego asfáltico es oscuro. 

No obstante lo anterior, muchos conductores manifiestan preferir viajar de noche que hacerlo de día, sus razones son variadas; menos tráfico, más fluidez, mayor relajación, mayor velocidad promedio, etc. Quizás desconozcan que durante la noche es mayor el número de conductores bajo los efectos del alcohol, drogas, fatiga, cansancio, y también los que voluntariamente realizan maniobras antirreglamentarias. Además, los servicios de emergencia podrían tardar más en llegar al lugar del accidente si tardan más en ser alertados. El resultado, a pesar de que el tráfico nocturno es un 40% del diurno, es que aproximadamente el 35% de los accidentes y 40% de las víctimas mortales se producen durante la conducción nocturna. 

Los siete principales riesgos de la conducción nocturna son:

  • Perdida de agudeza visual y disminución del campo visual.
  • Aparición prematura de la monotonía, fatiga y cansancio.
  • Menor nivel de alerta entre las 4 y las 6 de la mañana.
  • La oscuridad puede ocultar peligros visibles con luz diurna.
  • Sufrir deslumbramiento o encandilamiento por los faros de los vehículos que vienen de frente.
  • Menor precisión en el cálculo de distancia entre vehículos.
  • Mayor tiempo para identificar e interpretar correctamente la señalización vial vertical, horizontal y de balizamiento.


Un conductor solo debería iniciar el viaje, si:

  • Se encuentra en buen estado psicofísico.
  • El vehículo está buen estado de mantenimiento y uso.
  • El viaje ha sido adecuadamente planificado.



El conductor, antes de emprender el viaje debería:

Considerar su estado psicofísico:

Debe encontrase descansado tras haber dormido en las horas previas al inicio del viaje, estar libre de fatiga mental o física, y no haber consumido alcohol, drogas, medicamentos con contraindicaciones para la conducción. El conductor, tampoco debe estar afectado por una patología no tratada en el órgano de la visión y que le dificulte la adaptación (en la conducción crepuscular o nocturna estamos hablando de la capacidad de ajuste del ojo a diferentes condiciones o niveles bajos de iluminación), impida el acomodo del ojo en entornos oscuros (acomodación = capacidad del ojo de ajustarse para formar una imagen clara de los objetos situados a diferentes distancias), pueda favorecer el deslumbramiento, el aumento del tiempo de recuperación ante el deslumbramiento, etc. 

Asegurar que el vehículo está en perfecto estado de mantenimiento y uso. En especial:

  • Reglado correcto de los faros para circular con carga normal o a plena carga.
  • Funcionamiento correcto de todas las luces del vehículo.
  • Limpieza de los cristales de las luces.
  • Funcionamiento correcto del limpia-parabrisas.
  • Barrido correcto de escobillas.
  • Limpieza interior y exterior del cristal parabrisas, laterales y trasero.
  • Espejos laterales y central limpios y orientados.
  • Líquido del limpiaparabrisas repuesto hasta el nivel recomendado. Incorporar algún producto anticongelante durante el invierno.
  • Sistema de climatización y/o ventilación en buen estado de uso.


Recomendaciones:

  • Mantenga una actitud vigilante, atenta y anticipativa. Espere siempre lo más desfavorable.
  • Adecúe la velocidad al campo visual. Debe ser capaz de parar totalmente el vehículo dentro del campo de iluminación de los faros. Con luz de cruce la velocidad máxima no debería exceder a los 90km/h. En caso de niebla mantenga la velocidad que le permita detenerse totalmente dentro del campo de iluminación de sus faros. Párese en un lugar seguro si no se siente cómodo conduciendo. 
  • Preste especial atención a las condiciones de tráfico si debe atravesar una zona de ocio o residencial.
  • Mantenga una distancia de seguridad no inferior a tres segundos con el vehículo que le precede. Si llueve, la distancia no debería ser menor a cuatro segundos.
  • Aumente la frecuencia de mirada por los espejos retrovisores.
  • Encienda las luces de cruce al atardecer, incluso antes de que sea necesario para ver, con ello favorece ser visto en las horas del atardecer. Circular con las luces de posicionamiento está sancionado.
  • No conduzca seguido más de dos horas y media, pare para descansar. Aproveche para limpiar faros, parabrisas (por dentro y por fuera), ventanillas laterales y trasero, espejos retrovisores laterales e interior (limpieza y orientación), etc.
  • Si le aparecen los síntomas de la fatiga; pare, haga un ejercicio suave, ingiera algún alimento y/o bebida energizante.
  • Si le aparecen los síntomas de la somnolencia con dificultad para mantener la concentración; pare y dé una cabezada de 20 minutos, después tome un café o bebida estimulante.
  • Si le aparecen los síntomas del cansancio o dificultad para mantener los ojos abiertos; pare y duerma hasta recuperarse.
  • Utilice las luces largas siempre que le sea posible, pero utilice las cortas ante la posibilidad de deslumbrar a otros conductores.
  • Cuando sea adelantado, si lleva dadas las luces largas manténgalas hasta que el otro vehículo se ponga a su altura, en ese momento ponga también las de cruce.
  • Reduzca la intensidad de la luz del cuadro de instrumentos si le ayuda a ver mejor la carretera. Cuanta más luz haya en el interior, peor se ve el exterior.
  • Antes de accionar en marcha los limpia para la limpieza exterior del parabrisas, escoja un tramo recto de carretera, reduzca la velocidad, espere a que no haya tráfico en sentido contrario, ni se produzcan adelantamientos. Siempre que se pueda realice esta operación con las luces largas.


Si nos sentimos deslumbrados por las luces del vehículo que viene de frente:

  • Reduzca la velocidad. Si fuera necesario deténgase.
  • Evite mirar sus faros. Desvíe la vista hacia la derecha y busque como referencia la banda blanca que separa la calzada del arcén.
  • Circule próximo a la banda blanca pero sin invadir el arcén.
  • En última instancia cierre el ojo izquierdo
  • Utilice los pilotos de los vehículos que nos preceden como referencia, pero no sea confiado. Nunca hacer esto en caso de niebla.
  • Si debe detener su vehículo, salga de la carretera y busque un lugar autorizado y seguro para aparcar.
  • Si usa lentes correctoras de la visión, asegure que las lleva consigo. No olvide llevar las de repuesto.
  • No utilice gafas oscuras para conducir de noche.
  • Asegure que lleva los triángulos, chaleco reflectante y que la linterna funciona correctamente.


Es el conductor quien suele decidir la hora de inicio del viaje o desplazamiento, y si considera lo aportado en este artículo quizás decida cambiar un viaje nocturno por uno diurno. En cualquier caso, todos estamos obligados a ser parte de la solución del problema de la seguridad vial, aunque hasta ahora hayamos sido parte involuntaria del problema. 

Fuente: Prevensis.



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed