Seguridad Vial - Conducción nocturna

Conducir con sueño  


El sueño es el desencadenante de muchos siniestros y sus efectos de riesgos en la conducción son similares a los del alcohol. Se consideran factores de riesgo ser joven (sueño insuficiente en las madrugadas de los fines de semana), trabajar por turnos, sufrir trastornos del sueño sin diagnosticar y conducir en horarios peligrosos (a la siesta o por la madrugada)

Dormir poco o mal multiplica al menos por dos el riesgo de sufrir un siniestro de tránsito. Tomar cantidades moderadas de alcohol, como una cerveza o un vaso de vino con la comida, incrementa ese riesgo.

Los conductores somnolientos suponen tanto peligro para la seguridad vial como los que han ingerido bebidas alcohólicas o medicamentos que disminuyen la capacidad de conducir. Cuando una persona siente sueño su capacidad de concentración se vera seriamente disminuida, además de que el sueño es difícil de controlar. Se ha demostrado que después de 17 a 19 horas de vigilia, los rendimientos en la conducción son iguales o peores a los que se observan en concentraciones de alcohol en sangre de hasta 0.5 g/l.

La privación aguda del sueño da lugar a una percepción anormal de las cosas, falta de concentración y precisión e irritabilidad, de tal manera que un conductor de 23 años pasaría a tener los reflejos de uno de 60.

Compartimos algunos consejos para contrarrestar los efectos de la fatiga y garantizar al máximo la seguridad en la conducción:

  • Haber descansado lo suficiente para realizar cualquier recorrido.
  • Considerar las circunstancias personales y físicas que constituyan riesgo para conducir.
  • Optimizar el estado físico y psíquico para mejorar la respuesta al volante. Evitar la ingestión de sustancias susceptibles de disminuir su capacidad de respuesta y concentración.
  • Los medicamentos deben ser utilizados con precaución y de acuerdo con la prescripción facultativa, pues muchos de ellos son incompatibles con la conducción.
  • El proceso digestivo puede producir somnolencia, especialmente si la ingestión de alimentos es excesiva. 
  • Limpiar y desempañar los parabrisas y los espejos retrovisores.
  • Para realizar largos recorridos se aconseja que todos los ocupantes lleven ropa cómoda. Conducir con excesivo abrigo puede restringir los movimientos y perjudicar el funcionamiento del cinturón de seguridad, el calzado voluminoso impide un buen tacto sobre los pedales.
  • La temperatura en el interior del vehículo es un elemento de seguridad. El exceso de calor reduce la resistencia del conductor y puede fatigarlo o causarle somnolencia con gran rapidez. En este caso es recomendable tomarse un descanso de 10 o 15 minutos y refrescar el rostro, preferentemente con agua fría.


Fuente: Vía a la Vida. Dirección General de Tránsito de Cuba.



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed