Seguridad Vial - Clima Adverso

Lo que tenemos que saber a la hora de conducir en nieve  


Según diversas encuestas realizadas, aproximadamente el 70% de los encuestados que suelen viajar hacia zonas de caminos con hielo o nieve, nunca antes habían conducido bajo esas condiciones. Ante este preocupante grado de desinformación surge primordial presentar una serie de recomendaciones para acondicionar su auto, modificar la manera de conducir para que los caminos no se conviertan en pistas de patinaje.

La Nieve

En su etapa inicial se presenta como polvo blanco y el primer efecto negativo que ejerce sobre el conductor es la pérdida de visibilidad. Si cae de una manera muy copiosa genera un efecto muy parecido a la niebla, y se hace muy difícil penetrarla con los faros del vehículo, especialmente en la conducción nocturna. (De noche solo luces bajas).
A medida que se va acumulando sobre el camino, comienza a afectar la adherencia de los neumáticos y la tracción.
En nuestra región, San Carlos de Bariloche y la Patagonia de modo general, la mayor dificultad aparece cuando la nieve depositada se congela y se convierte en hielo. Esto genera una verdadera pista de patinaje, lo que se denomina adherencia cero. En ese momento, un neumático convencional pierde absolutamente la adherencia y cualquier acción brusca que se ejerza sobre el vehículo se traducirá en un trompo.
La adherencia cero no se produce solo por las nevadas. Es posible encontrarla en muchos lugares donde nunca ha nevado. El frío sobre la humedad ambiente o el rocío también pueden generarla. Resulta peligrosa porque es muy difícil de percibir a simple vista. El conductor se da cuenta de su presencia recién cuando el vehículo comienza a dar trompos debido a la baja adherencia entre el neumático y el suelo, afectando la estabilidad del vehículo.
A través de nuestra experiencia podemos afirmar que es tan peligrosa la presencia de hielo sobre asfalto como sobre ripio. Sin embargo, la forma en que se involucran los conductores es diferente en cada una de éstas. En las primeras, las velocidades de circulación son superiores, por lo que la presencia de hielo sorprende al conductor en una condición muy desfavorable , llevándolo a un descontrol total. Es común que se involucren todos los conductores que transitan por ésta zona, salvo que los vehículos estén equipados con neumáticos especiales.
En el ripio, que presenta humedad permanente, es posible encontrar hielo en toda la pista porque la temperatura es inferior a 0 º. Es por éste motivo que el conductor circula con una actitud más precavida y expectante.
De todos modos, hemos encontrado en éstos caminos situaciones absolutamente extremas y peligrosas, como por ejemplo, que el mismo se encuentre borrado por acumulación de nieve y los conductores se accidenten al perder la huella. Es común en esas situaciones quedar atascados en lugares de nieve muy blanda sin contar con elementos especiales como doble tracción o cadenas en las ruedas. De ésta manera se hace muy difícil superar la situación.
Siempre hay que tener presente que en muchas de estas rutas la señal del celular es muy débil y en muchos casos inexistente. Por éste motivo es muy importante asumir una actitud preventiva para evitar sustos. Informe siempre su lugar de destino, la hora aproximada de arribo y la ruta que piensa utilizar, para que , ante su ausencia, se puedan planear acciones de rescate.
Lleve alimentos ricos en calorías. Mantenga el tanque de combustible lleno, la calefacción del vehículo puede ser una excelente alternativa para soportar el frío.
No olvide su kit de cadenas, pero recuerde entrenarse con anticipación en el uso de las mismas y así poder colocarlas de manera automática.

Conducir en nieve

Sea consciente de sus propios límites y de los otros conductores.
Concéntrese en lo que le rodea.
No haga ningún movimiento brusco, evite las aceleraciones fuertes (tienen que ser progresivas y poco importantes), los frenados bruscos y las velocidades demasiado altas no tienen cabida en éste tipo de escenarios.
Aumente la distancia entre su coche y el que le preceda.
Para evitar riesgo de patinar en la subida, puede utilizar una combinación de velocidades superior a la que utilizaría en seco.
La frenada: es obligatorio anticipar la frenada evaluando la distancia de frenado necesaria y utilizando alternativamente el freno del motor (caja de cambios) y el pedal de freno.
La frenada debe ser progresiva para evitar que se bloqueen las ruedas, lo que provocaría un deslizamiento y la consiguiente pérdida de control del coche.
En caso de bloqueo o deslizamiento, suelte el pedal de freno para recuperar la adherencia, luego frene otra vez, de manera progresiva, utilizando al mismo tiempo el freno del motor. Para disminuir el riesgo de bloqueo de las ruedas en bajada, puede utilizar una combinación de velocidades inferior a la que usaría con tiempo seco.
Antes de enfrentarse a una dificultad (curva importante, aminoramiento de la velocidad) anticipe la frenada, para que sea lo más progresiva posible, utilizando el freno del motor.
El arranque: cuando arranque el vehículo sobre nieve, para evitar que el coche patine, es obligatorio acelerar de manera muy paulatina. Si las ruedas patinan, utilice una velocidad superior para disminuir la fuerza aplicada a las ruedas y arrastrar el vehículo de manera satisfactoria.
La curva: antes de introducirse a una curva, limite la velocidad teniendo especial cuidado en que la reducción de velocidad se realice en línea recta. Para dar la curva, la acción sobre el volante ha de ser flexible y constante, para evitar que el neumático pierda el contacto y no responda. En la curva, mantenga la velocidad lenta y regular para que el coche no pierda el equilibrio. Si la parte delantera ya no dirige el vehículo, hay que tratar de recuperar la adherencia. Para ello, reduzca la velocidad levantando el pié del acelerador. Si es necesario, pise el pedal de freno ligeramente sin bloquear las ruedas. Si el coche colea (tracción trasera), acelere para recobrar el equilibrio. En ningún caso frene, acentuaría el desequilibrio de la parte trasera.

Gentileza de Eduardo Norberto Olivera
   - Academia de Conductores Stop -
                      Bariloche 



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed