Seguridad Vial - Conducción nocturna

Los riesgos de la conducción nocturna   


El riesgo de sufrir o provocar un siniestro vial es de dos a tres veces mayor en la oscuridad que a la luz del día, y cuando la velocidad ronda por los 110 km/h, llega a ser hasta seis veces mayor. El motivo es la capacidad limitada del individuo para ver en la oscuridad. Nuestros ojos están mal desarrollados para esa situación y debemos conducir de manera preventiva.

El ojo tarda mucho en acostumbrarse a la oscuridad cuando sale de una habitación iluminada. Pueden pasar varios minutos hasta que uno vea relativamente bien y hasta 40 o 50 minutos antes de que la visión en la oscuridad sea satisfactoria. 
 
Al conducir en la noche es fácil que se presenten los efectos de la ceguedad. Naturalmente, uno no debe mirar a los faros de los autos que vienen en sentido contrario. A pesar de esto, tiene lugar una forma de ceguedad mediante la llamada luz desparramada (los rayos de luz que se reflejan dentro del ojo). Esto empeora temporalmente la visión en la oscuridad. Uno puede resultar cegado al salir de un túnel ante la luz brillante del sol o a la hora del atardecer. El cielo claro de la tarde engaña al ojo haciendo que reduzca su pupila, por lo que es común ver peor al ocaso. Un modo de evitar este efecto es utilizar pantallas de protección contra el sol. 
 
Nuestra capacidad de juzgar la distancia es dependiente de que veamos contornos claros y colores en nuestro entorno. En la oscuridad estos se difuminan, de la misma manera que sucede en circunstancias de visibilidad reducida, como con niebla, bruma o lluvia. En estas situaciones, el tránsito que viene en sentido contrario puede percibirse como más alejado de lo que está en realidad. Esto puede significar una peligrosa equivocación al momento de juzgar sus maniobras, como por ejemplo, un adelantamiento.
 
Las posibilidades de descubrir un obstáculo en la oscuridad dependen de:
 
  • La potencia de luz y el buen ajuste de sus faros.
  • Su capacidad de visión.
  • La capacidad de reflejar la luz que tenga el obstáculo.
  • La niebla, la lluvia o la nieve.
  • La potencia de luz del vehículo que viene en sentido contrario.

Un peatón vestido con ropas oscuras sin reflectores es descubierto a una distancia menor de la que se puede ver la marcación de las líneas de la carretera. Es recomendable crearse un margen de seguridad al conducir de noche en la ruta colocándose más cerca de la línea central. En caso de tener algún encuentro con un obstáculo, es recomendable situarse en medio de la línea del borde y la línea central. Evitar en todos los casos conducir por la banquina. 

En los lugares urbanos, es necesario tener en cuenta la posibilidad de encuentros con peatones, ciclistas, niños y otros obstáculos más protegidos y sin placas reflectoras. Además es comun que ellos se manejen como si fuese la luz del día, debido a su percepción de la luz de la calle. Por ello, es exigible una atención extra ya que suele ser muy dificil descubrir los peatones en dichas condiciones.

Manejo de las luces en un encuentro

En un encuentro en la oscuridad se debe cambiar a luces bajas para no cegar al que viene en sentido contrario. Se debe tener en cuenta que esto vale para el encuentro con todo tipo de vehículos, es decir, también con ciclistas. 

No hay que cambiar las luces demasiado pronto. Todo el trayecto de la carretera debe hallarse iluminado entre los vehículos, a no ser que uno de los conductores se vea cegado por las luces del otro. Con las luces bajas no se ve demasiado lejos. También es importante volver a cambiar a las luces altas en el mismo momento del encuentro, para tener la posibilidad de descubrir los obstáculos a tiempo. Es necesario situar el coche a buena distancia del borde derecho para evitar chocar con algún obstáculo. 

Si la carretera es ancha, se puede esperar más tiempo a cambiar a luces bajas. A veces no es necesario ese cambio, por ejemplo en una curva muy cerrada a la izquierda.

En otras situaciones, el cambio de luces tiene que hacerse temprano. Por ejemplo, cuando vaya a encontrarse con un camión o un autobús en un cambio de rasante, se debe cambiar a luces bajas para ver las luces de posición de esos vehículos.

Manejo de las luces en un adelantamiento

Al alcanzar un vehículo que vaya delante se debe cambiar a luces bajas para no irritar al conductor en su espejo retrovisor. Los camiones y autobuses tienen grandes espejos retrovisores, por lo que hay que hacer el cambio más pronto.

Al hacer el adelantamiento se debe cambiar las luces a altas tan pronto como se esté seguro de no molestar en su espejo al otro conductor. Es posible que haya obstáculos al lado derecho o izquierdo de la carretera, los cuales no se verán si se va con las luces bajas.

Al ser adelantado se debe ayudar al que adelanta conduciendo con las luces altas tanto como sea posible, hasta que el que adelanta aparezca oblicuamente a la izquierda. Las luces altas deben iluminar a ambos vehículos durante el adelantamiento.

Algunas cuestiones importantes


Siluetas: Si se cambia a las luces bajas durante un momento antes de las curvas y de los cambios de rasante, se puede descubrir peatones u otros obstáculos al resplandor de las luces del vehículo que venga en sentido contrario.

Los postes reflectores: en los bordes de la carretera a veces hay postes reflectores para poder ver con mayor facilidad la posición de la carretera. 

Estacionamiento: encienda siempre la luz de estacionamiento cuando se encuentra parado. Como más ayuda a los demás se puede encender también la iluminación interna. Es necesario estacionar siempre en la dirección de la marcha. En caso de averías es extremadamente importante colocar el triángulo de viso y encender las balizas.

Fuente: El Libro del Permiso de Conducir (Körkortsboken). Federación Nacional de Escuelas de Choferes de Suecia


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed